martes, 16 de agosto de 2011

Capilla la del Rivero

Desde hace unos años, en Avilés, se vienen restaurando muchos bienes culturales. Edificios que tras su época de auge cayeron en el olvido hasta que alguien se volvió a interesar por ellos. Un muy buen ejemplo de esta labor es la rehabilitación de palacios como el de Camposagrado o el de Ferrera, que tras pasar la época más industrial de la ciudad, con las piedras ya ennegrecidas, volvieron a recuperar todo su esplendor tras un laborioso proceso de restauración.
Pero, ¿y qué hay de los bienes muebles? Pues bien, aquí en Asturias no se le da tanta importancia a este tipo de bienes como se le podría dar en Andalucía o Castilla, a no ser que se trate de obras de gran valor.
Yo creo que todas estas piezas, independientemente del valor artístico que tengan, han de ser restauradas para preservarlas para el futuro. Por poner un ejemplo, una imagen puede ser fea y estar mal hecha pero hay que pensar que forma parte de la historia del inmueble donde se encuentra y, por lo tanto, es una pieza muy importante para el estudio de dicho edificio y debe de ser conservada en buen estado.
Parece que en Avilés estamos restaurando muchos de estos bienes muebles, pero no se le da la cobertura mediática que se le da, por ejemplo, a la restauración de un palacio o de una iglesia.
En nuestro concejo se han restaurado las imágenes de San Roque y Santa Apolonia, de la capilla homónima de Villalegre; las figuras de San Lorenzo y San Antonio de la capilla de San Lorenzo de Llaranes, así como la imagen de María Auxiliadora de la iglesia parroquial de este mismo poblado. También se han llevado a cabo otras obras como la instalación de un hermoso sagrario en San Nicolás de Bari o la rehabilitación de unas andas procesionales de plata meneses de la iglesia de los Padres Franciscanos.
Pero quiero que este artículo sirva para felicitar a todos los propietarios de estas obras, y a los que han hecho posible su restauración, pero en particular para la cofradía del Santísimo Cristo de Rivero y San Pedro Apóstol, que restauró sus tres imágenes procesionales que tienen en la capilla de esta calle avilesina.
La primera de ellas fue la imagen de san Pedro, cuyas manos y rostro habían sido oscurecidas por los continuos humos de las velas de los fieles. Esta imagen, que se encuentra en el lado del Evangelio de la capilla de Rivero, fue donada por una mujer vecina de esta calle, a su retirada a Oviedo, en señal de cariño hacia el templo, en abril de 1945. Representa a San Pedro arrodillado y vestido con una túnica blanca ceñida a la cintura por un cíngulo del que pende una llave, y encima una capa roja con bordados de color oro. Lleva una aureola en la cabeza y sandalias en los pies. Se desconoce el autor de la obra.
Después se llevó a restaurar la figura del Santo Cristo, a pesar de la leyenda que decía que si alguien intentara quitar al Cristo de su sitio se caería la capilla. Esto no sucedió y el Cristo regresó a su templo sin la capa de pintura dorada que se le había aplicado encima, y que tapaba detalles como el color de la piel o el del paño de pureza, distinguiéndose actualmente el color del paño del de la franja decorativa dorada que lo bordea por la parte inferior.
El crucificado, de una buena factura, ha recobrado el aspecto original que manos no muy expertas le habrían arrebatado no hace mucho tiempo.
El siguiente y último grupo restaurado ha sido el que compone el paso “Jesús atado a la columna”, que desfila todas las Semanas Santas por las calles avilesinas. A pesar de haber sido restaurado en 1999 por Toni Solís, tuvo que volver a ser intervenido para eliminar repolicromías y hacer una limpieza general de la obra. Lo más seguro es que esta obra date del siglo XVII y que fue escondida durante la Guerra para que, una vez terminada la contienda, fuera devuelta a su lado de la Epístola de la capilla de Rivero.
En los años sesenta del pasado siglo XX se añadieron al paso los dos sayones que acompañan a Cristo y que completan así una escena nueva: La Flagelación.
Todas las imágenes han sido restauradas por la empresa “Tríptico restaura”, siendo de agradecer su labor y la de la cofradía especialmente por la recuperación de su patrimonio artístico, que es el de todos los avilesinos.
Ahora emprenden una nueva tarea para poder restaurar el edificio, la capilla del Cristo, que fue reconstruida en el siglo XVII por el Cardenal Alonso Rodríguez de León, de ahí que su escudo figure en el interior del templo, y que será el principal objeto de esta restauración, junto con el escudo de Avilés, encontrándose ambos en un pésimo estado. Esperemos que pronto podamos ver la capilla de Rivero reluciendo con el esplendor que lo hizo hace alrededor de cuatrocientos años.

La Nueva España

Martes, 16 de agosto de 2011

viernes, 29 de julio de 2011

De la procesión de San Lorenzo (Llaranes)

En la mayoría de las parroquias, el día del santo titular o un día cercano se suelen celebrar las fiestas patronales, cuyo acto central suele ser la procesión.
En Llaranes tenemos constancia gráfica desde 1927 de la existencia de un desfile procesional, año del que conservamos una preciosa fotografía en que se ven en procesión a un San Lorenzo y un San Antonio (actualmente restaurados) obras del siglo XIX y, probablemente, una imagen de la Virgen con el Niño en brazos, la cual no la conservamos.
Aunque este es el primer testimonio gráfico que tenemos, lo más seguro es que esta procesión se celebre desde siglos atrás.
Ahora se lleva a cabo el domingo más cercano al 10 de agosto, después de la Misa. El estandarte, probablemente del siglo XVIII (pido a la/las institución/es que corresponda que hagan todo lo posible por restaurarlo), abre el desfile, seguido de los cirios y la cruz procesional de principios del siglo XX y, detrás, las imágenes de la Auxiliadora (El Arte Cristiano, Olot, años 40), San José con el Niño (El Arte Cristiano, Olot, años 40) y por último la imagen de San Lorenzo (Autor desconocido, años 40) que sustituye a la original del siglo XIX.
Desde aquí le invito, querido lector, a acercarse por esa procesión que, aunque humilde y sencilla, está llena de belleza y sentimiento. Así pues, le esperamos el día 7 de agosto, a la una y media de la tarde, en la capilla de San Lorenzo.

Revista "Fiestas de San Lorenzo 2011"
Agosto de 2011

sábado, 25 de junio de 2011

Plaza Mayor: Lugar de encuentro

La Plaza Mayor, centro del poblado de Llaranes en torno a la cual se realizaron y se realizan la mayoría de las actividades tanto culturales como sociales, estuvo en el proyecto del poblado desde los primeros planos de éste.
En el primer plano de este enclave, firmado en el año 1956 por los arquitectos Juan Manuel Cárdenas y Francisco Goicoechea, donde ahora se encuentra la Plaza Mayor figura, a pesar de tener la misma planta que el edificio actual, como “Centro cívico”.
Arquitectónicamente hablando es el edificio menos innovador del poblado, con planta de U conformada por tres brazos soportalados y uno abierto hacia la iglesia. Este tipo de Plaza se puede clasificar como las del estilo de los años 40, muy parecidas.
Haciendo una breve descripción física, cabe destacar el edificio central, de tres plantas coronadas con una espadaña lisa donde se encuentra un reloj fabricado en Inglaterra por la marca IBM unos diez años antes de su instalación en Llaranes. Donde ahora se encuentra este reloj, de diseño muy simple y sencillo, se proponía, en un primer proyecto, que estuviese un escudo de España con el Águila de San Juan.

A los lados del edificio central se disponen sendas continuidades de dos plantas con corredor, igual que en los laterales, los cuales terminan con dos torretas de tres plantas.
El edificio central estaba destinado al denominado “Departamento de Asuntos Sociales” y, en el bajo derecha, se encontraba la sede de los guardas jurados de ENSIDESA.
Se hicieron unos soportales amplios por, en palabras del arquitecto Cárdenas: “el clima de Avilés así lo exige”. Bajo ellos se dispusieron todo tipo de comercios. Podemos empezar por decir que el economato, antes de la inauguración del edificio a él dedicado en la calle del Martinete, tenía sus locales en varios de los bajos de la Plaza. Además, debido a la gran cantidad de niños por aquella época, se tuvo que usar como aulas, ya que los edificios educativos ya existentes se quedaron más que pequeños.
Correos y Telégrafos está presente en Llaranes desde 1954, año en que se empiezan las negociaciones para que en la futura Plaza Mayor hubiese una oficina. Hoy, tan sólo, de aquella oficina, sólo se conserva la placa, aunque sigue habiendo oficina de Correos.
La primera entidad bancaria se inauguró en el año 1955, con el Banco Asturiano. Hoy en día ocupa estos locales el Banco Bilbao. Hasta la inauguración de la iglesia parroquial en la Plaza se hizo la Misa todos los domingos.
La farmacia fue inaugurada el 14 de diciembre de 1956, habiendo visitado en enero de ese año Llaranes un Delegado de la compañía telefónica española con el fin de abrir un nuevo local en Llaranes, y así lo hizo.
La Plaza fue evolucionando con el poblado, junto al que fue restaurada en el año 2001, quitando sus bonitos jardines y empezándose a abrir bares y tiendas, que, cada día más, dan vida a este bello enclave, unido a la inauguración este presente año 2011 del hotel de Asociaciones.
Sin más, y muy resumido, he contado la historia de la Plaza Mayor para que usted, cuando pasee por ella, sepa que en ella estuvo el actual rey, D. Juan Carlos, los Chiripitifláuticos, Francisco Franco y muchas más personas.

Revista "Aconceyando Llaranes"
Junio de 2011

viernes, 3 de junio de 2011

Cultura para la vida

Este es el lema bajo el que se ha desarrollado la que ya fue la IX Semana Solidaria que se celebra en el barrio avilesino de Llaranes.
En los días previos todo el barrio, tanto entidades como vecinos, se vuelcan y ayudan para preparar lo necesario: megafonía, material para el mercadillo, decorados del teatro, carteles, entradas, revista….
Se hicieron unas cuantas reuniones para poder organizar el programa y para decidir que el dinero recaudado este año sería destinado a favorecer la cultura, la formación y la participación de los indígenas de Guatemala a través de la financiación de un centro cultural comunitario en Alta Vera Paz.
Además, este año contaríamos con una visita especial. Tras el viaje de Nieves Álvarez y Cristina Busto, de Cáritas Parroquial, a Guatemala con el fin, entre otros, de ver como se han desarrollado los proyectos anteriores, se acuerda invitar a participar en la semana a la indígena Elena Caal Hub, cuya presencia en las tierras avilesinas sorprendió bastante a los de Llaranes, quienes le recibimos con los brazos abiertos, y quien nos enseñó numerosas costumbres e historias de su país de origen, además de cómo se recibe allí, por parte de los beneficiados, de las ayudas.
Una vez listo todo comienza la semana el día 3, en los salones parroquiales, con una magnífica conferencia a cargo del profesor José Ignacio Rodríguez de Castro, quien nos deleitó con “Cultura popular en los tiempos de la telebasura”, describiendo la situación actual que vive la cultura. Acto seguido la presidenta de Cáritas Parroquial, Nieves Álvarez, y Cristina Busto, presentaron el programa de la Semana.
El día 4 es el dedicado a la infancia. Las catequistas preparan un guiñol en el que se produce un intercambio ente un niño de Llaranes y un guatemalteco. Esto, unido a la posterior actuación de José Armas “El Ilusionista”, entretuvo a los niños algo más de una hora. Este día llegó Elena Caal a Llaranes, con quien mantuvieron todos los colectivos sociales una agradable reunión.
Para el jueves 5 estaban preparadas las visitas por parte de Elena y de su acompañante, Álex Cruz, a los dos colegios del barrio (Llaranes y Apolinar García Hevia). Tras dichas vistas, la alcaldesa de Avilés, Doña Pilar Varela, y el concejal de Cooperación Internacional, Don Teófilo Rodríguez, recibieron a los guatemaltecos en el Ayuntamiento de la ciudad a eso de la una y media de la tarde. Ese mismo día, a las ocho, se celebró en el Valdecarzana una mesa redonda sobre la situación actual de Guatemala. La conferencia, organizada por el Club de Prensa de la Nueva España, y dirigida por Javier Gancedo, llenó el salón de actos, algo que no ocurría en unos años.
El viernes tocó estrenar una nueva obra de teatro: “Xente de la mar”, escrita por la directora del grupo “Santa Bárbara”, Carmen Campo y representada por ese mismo grupo en el Colegio Llaranes. Como era de prever, contó con un éxito tremendo.
El sábado, alrededor de 250 niños se dieron cita en el Muro de Zaro para jugar a fútbol, donde se les hizo entrega a todos de un diploma, un bocadillo, y de la oportunidad de hablar un rato con Elena.
El domingo fue el día grande en la Plaza Mayor, donde contamos con todo tipo de actos, desde el tradicional mercadillo hasta actuaciones de los grupos de baile de los colegios, de Tejedor, Pinedo, Miro, Santa Misa, los gaiteros Celso y Tablizo, Toni Ferrer y Quique, Yoli del Río, etc. Actuando todos ellos de forma gratuita y, por ello, les damos las gracias.
Toda la semana se vendieron pañuelos, pins y rifas, además de la edición de un boletín con artículos muy interesantes de expertos en el tema.
Una vez finalizada, toca el recuento del dinero, y la puesta en común de las experiencias obtenidas, por lo que se celebró una última reunión, en la cual todos los grupos coincidieron en el gran éxito obtenido, a pesar del mal tiempo del día grande y de la crisis económica se consiguieron 12.026’91 euros, que se destinarán al completo al proyecto de este año. En cuanto a las experiencias han sido muy buenas este año, gracias a lo que hemos aprendido todos de la visita de Elena y Álex.
Acabo dando las gracias a todos los que habéis hecho posible esta semana, trabajando desde dos meses antes, en el traslado de todo el material y realización de todo tipo de cosas, colocando en el mercadillo, con la megafonía, y a todos los que habéis comprado algo a lo largo de toda la semana. Gracias a ello habéis ayudado a una pequeña parte de los más necesitados. Os lo agradecerán.


La Nueva España

Viernes, 2 de junio de 2011

viernes, 6 de mayo de 2011

Nuevos cauces de transmisión cultural: Internet y las redes sociales

Como respuesta a la amable invitación que se me hizo desde los organismos parroquiales para escribir en esta interesante revista, he decido hacerlo sobre una nueva forma de transmisión de la cultura: internet y las redes sociales.
Antes de nada quiero aclarar el significado del término “cultura”. Cultura significa, según el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), en su tercera acepción, lo siguiente: “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”
En fin, la palabra cultura se puede referir a cualquier cosa. Desde las tareas cotidianas que realizamos o practicamos, como la comida o la religión, hasta joyas del Arte características de cada zona del mundo.
Por poner un ejemplo, en Avilés, tenemos un barrio con una gran cultura: Miranda. En Miranda nació gente como José Menéndez (el rey de la Patagonia), impartió clases la madre del conocido escritor Alejandro Casona, nació uno de los mejores pintores españoles de todos los tiempos: Juan Carreño de Miranda, hay una tradición alfarera y calderera muy importante, etc. También Llaranes tiene una gran importancia y cultura, con ese martinete sobre el río Arlós, la capilla de San Lorenzo, que es uno de los edificios más antiguos de Avilés, la iglesia de Santa Bárbara, con sus maravillosos frescos y el poblado en su conjunto, una joya del patrimonio del paternalismo industrial.
Todo ello, nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro es cultura. De unos años hasta ahora ha venido aumentando considerablemente el número de personas que tienen un nivel cultural elevado. Esto, en gran medida, se debe a internet, ya que antes, poca gente podía comprar una enciclopedia, o podía asistir a la escuela.
En 1969 hay algún intento de crear internet, consiguiendo una conexión entre ordenadores de varios estados norteamericanos, pero no sería hasta la década de los noventa cuando finalmente se crea la World Wide Web (www), con infinidad de páginas de todo tipo.
La creación de la red trae consigo la creación de páginas web dedicadas a la difusión cultural, como pueden ser de museos, galerías, bibliotecas, enciclopedias, etc… Pero de todas formas todavía mucha gente prefiere los libros a las enciclopedias digitales.
En el año 2004 se crea Facebook, la red social más utilizada en el mundo y que conecta entre sí a millones de personas. En él han encontrado su sitio numerosas páginas culturales, lo que ayuda aún más a difundir los distintos aspectos de la cultura.
Sin embargo, la red más utilizada por los jóvenes es Tuenti, similar a Facebook pero con otra estructuración. He de decir que Tuenti presta muy buenos servicios, como Facebook y como todas las redes sociales, pero hay que saber utilizarlo. La mayoría de los jóvenes españoles sólo las usan para colgar fotos suyas y esperar impacientes, con ojos como platos pegados a la pantalla del ordenador, a que alguien le comente.
Esto debería de cambiar porque, como ya dije, las redes sociales son una muy buena herramienta donde aprender, conocer museos, bibliotecas y formas de vida de otros pueblos, que creo, pueden ser de mucha utilidad para nuestro enriquecimiento cultural.
Llaranes ya se encuentra en internet. La página web de la que yo soy el responsable, es “Pueblo de Llaranes”, y además de dicha web tenemos una bitácora (o blog) de noticias y un espacio en Facebook y otro en Tuenti, además de un canal en YouTube que funcionará como si fuese un canal de televisión solo de Llaranes, con videos y reportajes. Y os preguntaréis… ¿y esto para qué sirve? Pues bien, sirve para dar a conocer a otras personas el valor que tiene Llaranes arquitectónicamente, nuestras fiestas, nuestros actos culturales, religiosos, deportivos y demás, para atraer a la gente. Además de publicar las noticias que todas las asociaciones del barrio y todas las colaboraciones que nos envían personas expertas en diversos campos y otras no tan expertas que quieran expresar su parecer respecto al barrio.
También hacemos una revista trimestral sobre el barrio, de dieciséis páginas, pero que es digital. Se llama “Larius” y todo el mundo que lo desee puede escribir en ella, siempre y cuando tenga que ver con Llaranes. A lo largo de los dos años que llevamos en la red hemos tenido una gran cantidad de colaboradores, sin cuya ayuda ya hubiésemos tenido que clausurar la web.
Esto también es difusión cultural, y una clara demostración del papel que desempeñan las redes sociales e internet actualmente con el ejemplo de lo más cercano a nosotros: nuestro barrio. De esta manera pueden conocer Llaranes personas de todo el mundo: de China, de Estados Unidos, incluso ya hemos recibido, “Pueblo de Llaranes” y el “Club Popular de Cultura” a unos turistas bilbaínos que querían conocer nuestro barrio, y que lo descubrieron a través de nuestra página web. Les encantó.
No me queda nada más que decir que animaros a participar en todos los fantásticos actos programados con esfuerzo y dedicación por todos o casi todos los habitantes del barrio para ayudar a los más necesitados: las personas del Tercer Mundo.

Boletín de la IX Semana Solidaria de Llaranes
Mayo de 2011

sábado, 12 de febrero de 2011

El arte de morir

Afortunadamente cada vez se le da más importancia al patrimonio funerario. Aunque resulte chocante para algunas personas, los cementerios (algunos) son Arte. Un Arte que debe de ser puesto en valor y cuidado como se merece.
La cultura de la muerte es muy curiosa. En Chatal Huyuk (Turquía), allá por el Neolítico los cadáveres se situaban en las torres del silencio, donde los buitres y el paso del tiempo se ocupaban de dejar solo los huesos, que después se introducirían en la vivienda, a modo de recuerdo hacia el fallecido.
En el Alfoz de Gauzón se encuentra el Monte Areo (Carreño), donde se han localizado y catalogado alrededor de 30 túmulos que ocultan los dólmenes, unas obras megalíticas que los hombres de la Prehistoria utilizaban para enterrar a sus seres queridos. De esa gran cantidad de tumbas solo se han excavado 3, aunque esto no le quita el título de la mayor necrópolis dolménica del norte peninsular.
Como camposantos previos a la normativa de Carlos III, que obligaba a que los cementerios se construyesen alejados de la población, tenemos constancia en Avilés de varios, que este verano se han sometido a excavaciones arqueológicas. En Llaranes, junto a la capilla de San Lorenzo (primitiva iglesia parroquial) tanto en las excavaciones de 2003 como en las de este verano han aparecido restos medievales. En Sabugo se han excavado los restos de la capilla funeraria de los Llano-Ponte, donde se conserva al aire libre la lápida de la última persona enterrada ahí, Manuela Rodríguez. También se excavó este año frente a la capilla de Las Alas, construida sobre el viejo cementerio de Avilés, donde se han encontrado algunos restos humanos.
Aunque no se excavaron, en Avilés también existieron otros lugares de enterramiento, como en el monasterio de San Francisco del Monte, hoy iglesia de San Nicolás, donde recibían sepultura los frailes. También en el cementerio del monasterio de las Huelgas, regido por las monjas bernardas y que se ubicaba en la calle de San Bernardo.
Aparte de todos estos camposantos, también hay tumbas en el interior de edificios religiosos, como la de Pedro Menéndez y Pedro Solís en la iglesia de los Padres Franciscanos, o los sepulcros de Juan Alonso de Oviedo, Aldonza González, Ludovico Alfonso y Martín Alas en la de San Nicolás de Bari, o en las iglesias rurales, como la de San Lorenzo en Llaranes, donde también apareció un nivel de enterramientos correspondiente al interior del templo.
Ya tras la normativa de Carlos III, el Ayuntamiento compra, en 1813, un prado anexo al convento de la Merced, para construir un nuevo cementerio, situado hoy, en el lugar que ocupa el Colegio Público de Sabugo.
Parece que este cementerio se completó enseguida, por lo que se decide construir uno, más alejado aún de la población, en la zona de La Carriona (la cual distaba a unos 2 kilómetros de la villa de Avilés), cuyo primer proyecto corre a cargo del arquitecto Pedro Cobreros, presentado ante el Ayuntamiento en el año 1879.
En 1884, el Consistorio y el Cabildo aprueban la construcción del nuevo Cementerio, corriendo el proyecto definitivo a cargo de Ricardo Marcos Bausá, y teniéndose que arreglar la carretera de La Magdalena a Grado, por la que circularán los carros fúnebres.
El plano ortogonal está presidido, en la parte central, por la capilla neorrománica, parte donde se encuentran las tumbas de la gente más pudiente. Finalmente, el cementerio fue bendecido el 28 de agosto de 1890, aunque las obras durarían hasta 1892.
Como mausoleos a destacar, podemos citar el de los marqueses de San Juan de Nieva (familia Maqua), con un magnífico ángel anunciador, obra de Cipriano Folgueras, o el del conocidísimo novelista Armando Palacio Valdés, obra de Jacinto Higueras, el cual tiene presente en su parte delantera una estrofa de “La aldea perdida”, obra del escritor, y presidiendo la tumba la figura de Demetria, la protagonista.
Son de destacar también una cruz de grandes dimensiones, dedicada a los caídos en la guerra civil por el bando franquista, y una columna, en recuerdo a los caídos en la contienda por el bando republicano.
La Carriona ha entrado, no hace mucho, en la ASCE (Association of Significant Cemeteries in Europe), y también en un proyecto para recuperar el camposanto, tanto las tumbas y panteones como el gran patrimonio documental que se conserva, tarea dirigida por la experta Carmen Bermejo, la cual organizó también un fantástico encuentro internacional sobre patrimonio funerario.
Fantásticas obras, algunas en mal estado, otras parece que se van recuperando, pero todas ellas de una calidad excepcional, complementadas por el centro de interpretación que se está construyendo en la casa del cura, y que seguro, ayudará a entender mejor el patrimonio funerario, el arte de morir.
La Nueva España
Sábado, 12 de febrero de 2011

miércoles, 12 de enero de 2011

El fútbol avilesino nació en Llaranes

Así es. No hay lugar en Avilés donde este deporte estrella haya tenido tanta importancia como en la parroquia de Llaranes.
El fútbol avilesino nació de la mano de Ramón Fernández Arenas, el cual nació en Molleda y, tras su regreso de Estados Unidos (país al cual partió en 1889), se instala en la calle Llano Ponte, concretamente en el número 8, donde él comienza a impartir clases de inglés y de contabilidad. A su regreso, también intenta que el baseball se comience a practicar en Avilés, pero sin duda, destacaría por ser el impulsor del fútbol en la ciudad.
Ramón funda en el año 1903, el nuevo equipo de fútbol Avilés Sport Club, durante una reunión celebrada en el Teatro-Circo Somines. Tras unos ensayos previos, en el prado de Pachulín, se preparan para el primer partido.
El primer partido de la historia de Avilés se celebra dentro de la parroquia de Llaranes, en el conocido prado del Carnero, ubicado junto a la cantera de Bustiello, en la ladera oeste del promontorio, donde en la actualidad se encuentran las naves de la Divina Pastora. Se había propuesto que el partido se jugara en el mismo prado donde se había entrenado, el de Pachulín, pero debido a que éste no cumplía con las medidas reglamentarias, se optó por disputar el partido en el del Carnero. De todas formas ambos espacios están en la parroquia de Llaranes.
Esta cita tiene lugar el domingo 11 de octubre del año 1903, a las cuatro de la tarde (con media hora de retraso). Jugaba el Avilés Sport Club contra el Oviedo Foot Ball Club, concluyendo el partido con un empate a ceros.
La venta de las localidades se hacía en la sombrerería de Simón Morales, ubicada en pleno centro de Avilés, en la calle La Cámara.
A la marcha de los visitantes, y según dicen Alberto Rendueles y Jorge Valverde en su libro Avilés y su fútbol, los avilesinos acompañaron hasta la estación del ferrocarril a los ovetenses, y ante la partida del tren “se les ofreció una entusiasta despedida y los clamorosos vivas a Oviedo fueron correspondidos con idénticas aclamaciones hacia Avilés”.
La plantilla de ese partido estaba formada por Ramón Fernández-Arenas (portero), José Ibarra, Pío Carreño, Alfredo Alonso Kopp y Juan Menéndez como defensas, Policarpo Hevia, Isaac Fernández, Javier Bustelo, Recalde y Manuel Revuelta como medios y Sabas Villamil, Eusebio Abascal, Jesús Gutiérrez, Enrique Pérez, Antonio Orobio e Ismael Fernández como delanteros.
Los partidos siguieron en Llaranes, en el campo del Carnero, pero en el año 1905 se inauguran en dicho lugar unas pistas ciclistas, figurando entre los actos de inauguración un partido de fútbol.
Con la llegada de Ensidesa se constituyen numerosos y excelentes grupos de empresa, algunos contando con numerosos socios como el grupo de montaña.
El 5 de septiembre de 1956 se fundó el Llaranes C.F., siendo su primer socio don Ángel Álvarez Fernández, actualmente presidente del renacido Llaranes C.F., fundado en el año 2000. Previamente (1954) a la fundación del primer equipo, ya se jugaba al fútbol en Llaranes en el mismo terreno donde está actualmente el campo, junto a la zona conocida como Les boleres. Se usaba como vestuario el popular hórreo enclavado junto al terreno de juego.
El estadio tiene por nombre Santa Bárbara, lo que es de destacar porque en Llaranes se fundaron dos templos bajo esta advocación. El templo deportivo y el templo religioso.
En el año 1975 entra como presidente del Llaranes C.F. Juan Muro de Zaro, pasándose el equipo a llamar C.D. Ensidesa.
Actualmente el equipo, fundado como ya dije en el 2000, tiene el nombre del poblado, y juega en el estadio de Santa Bárbara, hoy rebautizado con el nombre de Juan Muro de Zaro, y cuya construcción (gradas), dividida en dos fases, data de 1965 y 1967.
Con estos datos podemos decir que el fútbol avilesino nació en Llaranes, y alcanzó su máximo esplendor también en Llaranes, con vecinos del barrio como Enrique Castro “Quini”, calificado por muchos como el más famoso futbolista asturiano de todos los tiempos.
La Nueva España
Miércoles, 12 de enero de 2011

sábado, 8 de enero de 2011

Nuestro patrimonio brilla de nuevo (y II)

Si en el anterior número hablábamos de los edificios, en este hablaremos del resto del patrimonio. En cuanto a obras pictóricas las intervenciones más destacables son las realizas en el cuadro de José Francés, conservado en el Ayuntamiento y restaurado por Bernardo Díaz y la recuperación de parte de los murales que Espolita pintó en la iglesia parroquial del Sagrado Corazón de Villalegre a mediados del pasado siglo. Estas pinturas se estaban perdiendo, aunque ya se han salvado gracias al arreglo de la techumbre, principal causa del deterioro debido a las filtraciones de agua.
En cuanto a figuras se pueden destacar las restauraciones efectuadas en el retablo de la iglesia parroquial de Miranda y en la imagen de María Auxiliadora de Llaranes, una imagen de autor desconocido del siglo XIX a la que se le añadieron varias repolicromías a lo largo de su vida y que fueron retiradas en la intervención de Mónica Villabrille y Blanca Rodríguez. Las imágenes de San Pedro y San Juan Evangelista ya se pueden observar en sus correspondientes capillas, en Rivero y Galiana respectivamente. Amabas imágenes presentaban un color negruzco producido por los humos centenarios de las velas y que ha sido retirado en ambas restauraciones, lo que ha dado lugar a críticas tanto a favor como en contra.
En la iglesia de San Nicolás de Bari se ha modificado el sagrario, para adaptarlo a los usos acordados en el Concilio Vaticano II, tras la remodelación del presbiterio del templo. Félix Granda dibujó hace años unos bocetos para la elaboración de este sagrario, pero nunca se realizó. Ahora, sus herederos (Arte Granda) han hecho realidad esta obra a partir de los dibujos originales.
Es de destacar también la labor que se está realizando en la restauración de la hemeroteca de “La Voz de Avilés”, así como la que se va a realizar en el “Fuero gemelo” adquirido este año por el Ayuntamiento de Avilés y algunos colaboradores.
En el resto de concejos que conforman en Alfoz de Gauzón, también se restaura. En Castrillón se está recuperando el mítico castillo de Gauzón, obra llevada a cabo por los arqueólogos Alejandro García e Iván Muñiz, que coordinaron también la restauración del Monasterio de la Merced. Además se está restaurando el complejo minero de Arnao, que ya terminó la fase de la locomotora “Eleonore”, adquirida en Bélgica en 1880 por la RCAM . Se restauró también la torre de la Iglesia de San Martín de Laspra, en Piedras Blancas, que se encontraba en mal estado.
En Gozón se restauró el cabildo de la Iglesia de Luanco y se intentará rescatar el mural de Antonio Suárez que se encuentra en el interior del viejo Ayuntamiento, a punto de ser demolido. También está pendiente de restauración la capilla de Susacasa, declarada Monumento Histórico.
En Illas se recupera la primitiva iglesia de La Peral y en Corvera se rehabilitó el viejo Ayuntamiento, en Nubledo, y que ahora alberga el Archivo Histórico del concejo.
Otros elementos van a ser restaurados y ya tienen su propio plan de intervención como son las capillas de San Lorenzo de Cortina, en Llaranes y la de San Pedro de Pipe, en Pillarno. Otros edificios de gran valor se quieren demoler como es el caso de la Iglesia de San Juan de Nieva, una joya única en Asturias, otros esperan a que alguien se acuerde de ellos, como la capilla de San Roque y Santa Apolonia de Villalegre o la del Espíritu Santo de Logrezana y otros ya se han demolido, como la magnífica Azucarera de Villalegre, y cuyos terrenos esperan, algún día, a albergar un simple edificio de viviendas mientras solo queda la chimenea como recuerdo de otra época.
El Revistín, Diciembre de 2010
Número 87