martes, 24 de enero de 2012

El estandarte de San Lorenzo

Hasta ahora poco se ha escrito sobre este estandarte, el bien más importante que tiene la capilla de San Lorenzo, antigua iglesia parroquial, tanto artística como históricamente hablando, después, claro está, de la tan conocida ventana prerrománica.
Datarlo no ha sido tarea fácil, y además probablemente hayamos podido equivocarnos en algo. Según su tipología, podría adscribirse al siglo XVIII. Pero esto solo es una hipótesis. El estandarte, en su dibujo central representa a un San Lorenzo con enormes semejanzas con una escultura de bulto redondo que apareció detrás del altar hacia el año 2005. Esa pieza, que fue desechada en su momento por su pésimo estado de conservación (aunque se debería de haber intentado recuperar lo que había), vestía alba blanca, y una casulla roja, ambas con decoración dorada, al igual que la representación del estandarte. Debido a que le faltaba la cabeza y cualquier atributo que lo relacionara con un santo, no está claro a quien representaba, pero lo más seguro, coincidiendo con las semejanzas con el estandarte, podría ser un San Lorenzo.
El documento gráfico más antiguo del que disponemos en el que aparezca el estandarte es una fotografía de la procesión de San Lorenzo del año 1927, y después tenemos más de procesiones, por ejemplo del año 1962, y otra muy interesante tomada en los prados de Llaranes Viejo, por donde ahora pasa la autopista “Y”, debajo de la panera y casa de los Floro Chimenea.
El estandarte es una pieza rectangular de seda, con tres lóbulos en el extremo inferior, que tiene 130 cm de alto y 84 cm de ancho, albergando un óleo en el espacio central de la obra con la figura de San Lorenzo caminando con la palma y la parrilla (símbolos de su martirio), sobre un campo de hierba y tierra y pudiéndose apreciar al fondo dos edificios, uno a cada lado de la figura principal.
Respecto a los bordados, decir que representan motivos vegetales, como pueden ser flores, espigas y racimos de uvas (símbolos de la Eucaristía). Por atrás, se compone de tela roja con letras bordadas que dice: “San Lorenzo/de/Llaranes/Avilés”. El mástil, de madera, tiene remates metálicos en los extremos.
Hoy, el fantástico estandarte se encuentra en un lamentable estado de conservación, presentando serios desgarros en la seda y deterioro notable en el óleo, además de suciedad superficial. Durante algunos años olvidado y utilizado solo en la procesión de San Lorenzo, se ha vuelto a recuperar la memoria de todas estas joyas que son nuestras, de nuestra historia.
Ahora, una vez que nos hemos dado cuenta, o eso parece, del valor que tiene la historia de Llaranes, deberíamos intentar recuperarla, por eso solicito a aquella persona o entidad a la que le corresponda, que recupere esta pequeña pero gran joya, para que quede como recuerdo de todas las personas que lo portaron todos los 10 de agosto desde, probablemente, el siglo XVIII, y, si esta restauración se llevase a cabo, todos los que todavía podrían llevarlo durante otros 300 años como mínimo.

Comunidad Parroquial de Llaranes (Hoja de la Parroquia)
Febrero de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario